El Loko Moises

Moises era el maton del colegio, siempre andaba con su hermano, un año menor que yo,
y sus dos conpinches, siempre con la
chompa sucia y rota en la manga, gordo,
apestoso, con el pelo largo que le caia sobre los ojos, el pantalon arrastrado por el suelo, sus compinches seguian el ejemplo de presentacion de su lider : "El Loko Moises".

El colegio donde conoci las sumas y restas, fue uno muy pobre, estaba a medio terminar y no tenia paredes que nos separaran del mundo exterior, era facil en hora de recreo salir corriendo a ver la linda mama de Gisela como vendia su riquisimo ponche, ese que te dejaba una semana sentado cagando esa exquisita combinacion de huevos y sudor apuñalador en el baño.

Mi salon en particular estaba en la misma esquina del plantel, lo cual siempre nos tenia bajo la lupa de la sub directora, ex cachaco, ex mujer de rambo, ex mounstro de las nieves, la profesora Vargas, porque ella no era la Miss Vargas por dos razones, primero porque no eramos un colegio pituquito donde nos enseñaban ingles y segundo porque no tenia pinta de miss la desgraciada.

Una mañana de invierno y lluvia, esa garua maricona que cae en Lima en Julio. Estaba jugando a la pelota con mis demas compañeros de clase, mi pelota consistia de la union de muchas medias de educacion fisica envueltas con cintiscosh que habiamos robado de manera muy eficaz y con un "si le cuentas a tu hermano te sacamos la mierda" a Josafat el hermano de Loko Moises.

Yo hacia la mejor exhibicion de mis dotes de pelotero y las enseñanzas de mi viejo en la canchita del barrio (canchita de barrio igual pampon al costado del basural) cuando una figura enorme se acerco desde la direccion y se planto al centro de nuestro improvisado estadio nacional.

"Quien de ustedes bola de pendejitos
a robado la cintiscosh de mi hermano?"


Por supuesto nadie contesto, no habia nadie que a tan temprana edad ya quisiera morir, lo que molesto mucho mas al Loko Moises que de un movimiento de manos llamo a sus compinches, uno de ellos cogio la "pelota" y la secuestro, dejandonos sin diversion.

3 segundos despues el de la pelota me tenia por el cuello y los otros dos sostenian a mis dos amigos, el Loko Moises nos dio una paliza que cada vez que la recuerdo me duelen los cachetes, pero eso nunka nos impidio siempre tener a Josafat bajo nuestro mando y sobretodo 6 meses despues cuando expulsaron al Loko Moises por pegarle a un profesor.

Todo un lokon...

0 Arrinconados:

Publicar un comentario

SUELTA LOS DEDOS HUMANOIDE...