La Dama de Ebano:::: Fernanda


Magaly y yo caminábamos por las calles tomados de la mano, con la mirada en el cielo, los pasos suavecitos como queriendo que cada movimiento dure una eternidad, La Dama de Ébano lucía una enorme barriga, que demostraba sus 7 meses de gestación, en mi cara brillaba la dulce espera de mi primera hija. Fernanda. La niña más amada del mundo.

La Dama de Ébano y yo nos habíamos casado un Sábado a las 6 de la tarde, en Diciembre, con el verano naciendo en el horizonte, las nubes descubriendo un cielo naranjiazul, una iglesia del centro de la ciudad, lágrimas de emoción, cura viejecillo, muchos invitados y sobretodo mucho amor. El vestido lo compré en Italia, Diseñado por mi gran amiga Marita De La Villa, residente en esa ciudad desde hace más de 10 años. Las flores violetas de su pelo combinaban perfectamente con sus ojos perdidos en la multitud, como buscando a alguien, sus manos suaves vestidas con unos guantes de seda fina, y unos ojos enormes, negros, que incendiaban mis entrañas. Era Feliz.

Nuestra Luna de Miel fue en el Amazonas, estuvimos 3 semanas recorriendo toda la longitud del rió mas hermoso del mundo, y sus sorprendentes aldeas, su gente y sus paisajes, disfrutamos de intensas noches de pasión, de amor en hoteles creados para esos momentos únicos, la vida nos regalaba la oportunidad de vivirla como la había planeado.

Fernanda nació un jueves a las 4:35 de la tarde, yo fui el primero que la tuvo en brazos, vestido con batas de doctor, mis lagrimas se combinaban con sus manitas temblorosas, la belleza tenia envidia de ella, mi corazón estallaba de felicidad, mi princesa había llegado para acompañarme en este largo viaje de la soledad.

-Hola Princesa. Soy tu papá… Cada vez que respire, te amaré

Los días en casa eran los más divertidos, siempre al llegar, en la ventana me esperaba la dulce Dama de Ébano con la pequeña Fernanda en brazos, yo corría desesperado las escaleras para llegar a sus brazos, las noches eran interminables, llenas de alegría, risas y mucho amor. Magaly siempre permanecía sentadita, observando cada movimiento de Fernanda, mientras yo les contaba historias increíbles de Dragones enamorados y Príncipes convertidos en ranas.

Fernanda dormía en un cuartito junto al nuestro, yo siempre me escabuia en las noches, cuando la Dama de Ébano ya reposaba en los brazos de Morfeo, prendía la luz de la lamparita que dejaba todo el cuarto a media luz, dejándome contemplar a Fernandita, bajo la atenta mirada de miles de peluches, móviles de ovejitas y conejitos saltarines impresos en la pared. Casi siempre amanecía sentado junto a Fernanda, tocándole la cabecita y con la cara de felicidad. Al Amanecer. De un salto corría a la cocina y preparaba un exquisito desayuno para mis dos joyas, que aún dormidas soñaban conmigo.

Pero algo cambió en las actitudes de la Dama de Ébano, cuando Fernanda cumplió 1 añito, la notaba más distante, siempre sentada sola en la habitación, yo llegaba y me tiraba a sus pies, besándole las manos y preguntándole qué tenia, pero ella siempre me decía que no era nada, que ya pasaría, que extrañaba a su mamá, a sus hermanos. Sus momentos consigo misma se volvieron más y más continuos, la desesperación me mataba. Su indiferencia llegó un Martes por la noche, dejó de besarme, sus labios carnosos se divorciaron de mis suspiros matinales, sus manos nunca más tocaron mi existencia, su espalda en las noches era el muro de concreto que me separó de su regazo,
Y había noches que abría los ojos asustado por alguna pesadilla que se metía debajo de la almohada, y sentía algunas lagrimas saladas recorrer la suave carita de mi bella Dama de Ébano.

Ella estaba deprimida.

La Dama de Ébano nos abandonó un Domingo a las 6 de la tarde, dejando una niebla de tristeza y desolación en los pobres corazones de las dos personitas que más la querían en todo el mundo. La carta que sostenía en mis manos, se llenó de lágrimas que nacían de mis ojos destrozados, y las palabras se me hacían borrosas y difíciles de leer, mis temblores volvieron a anidar en mi cuerpo maltrecho. Magaly se había ido. Bajé la carta y me encontré con la mirada de Fernanda, que con sus guantecitos de lana y su gorrito rosado, me miraba fijamanente como entendiendo exactamente lo que estaba pasando, me acerqué y la abracé. Mamá había partido.

**********************


-Hijita, Yo te amo como nadie te amará Jamás
-¿Papá, y mi mama? ¿Nunca volverá?
-Amor. Tu mami, es una gran aventurera, y siempre quiso conocer el mundo, siempre me hablaba sobre conocer otros países, ella esta volando ahora mismo sobre lejanos océanos. Nosotros solo tenemos que esperarla porque ella ya volverá.
-¿Y tú crees que me traiga un Dinosaurio bebe?
-Por supuesto Corazoncito, Por supuesto.


**********************



Fernanda, cumplió 10 años, tuvimos una excelente fiesta, hubo muchos juegos, vinieron muchos amigos, hasta payaso y globos hubo, la pequeña casita en donde compartíamos nuestra más grande aventura se llenó de gente que nos quería mucho, y Fernanda recibió muchísimos presentes, pero el mejor fue el que le entregue cuando ya todos se habían marchado. Y quedamos solos en casa. Fernanda ya vestía su Pijama de color rosado con florcitas amarillas, se cruzó de piernas y se acomodó el cabello, me miró a los ojos y sus manitas acariciaron mis patillas, pobladas de canas que se asomaban temerosas.
De un cofrecito dorado saqué un anillo de Oro que iluminó la cara de mi princesa, ella saltó y me abrazó, nos quedamos dormidos, bajo la luz de la luna que a través de la ventana nos acariciaba.

**********************


-¿Fernanda?
-¿Sí?
-Hola
-¿Sí? ¿A quién busca?
-A tí.




6 Arrinconados:

vaaaaaaaaaaa que bonita historiaaaaaaaaaa!!!!

ta de a pelos *__*!! Me guSto. jjijij y el final de a 20. Saludos.

Me gustó esa combinación de ternura y dulzura, lindo post

bsos de esposa primeriza y Recién casada

"Hola Princesa. Soy tu papá… Cada vez que respire, te amaré"

que hermosa frase nando... HERMOSA, HERMOSA, HERMOSA...

casi casi me haces moquear..... casito nomá :)

Asuuuuu....está chevere...pero es triste...buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!.... :'(

pensar q hay gente q hace eso de verdad, y algunas son madres, esta bonita la historia

Publicar un comentario

SUELTA LOS DEDOS HUMANOIDE...