La Pequeña Leonora


El sol ingresó radiante por la ventana de Leonora, despertandola del sueño profundo en el que se encontraba, el día que tanto habia esperado la despertó, una sonrisa se dibujó en su rostro al darse cuenta que ya habia cumplido 18 años. Su Padre, Diogenes el pescador más fuerte del muelle, la esperaba en la orilla del mar. Se puso los zapatos y el vestido nuevo que tanto le gustaba, salió de su humilde casita frente al humedo mar de Chorrillos, era el verano de 1881.

Diogenes, sostenia en sus manos un enorme pescado que había logrado atrapar con su vieja red, el sudor endurecia aún más su semblante y su piel quemada por el relfejo celeste del mar costeño, una enorme sombra nacía detras de él, la pequeña imagen de Leonora apareció a su costado, impresionada por esa sombra imponente de su progenitorse quedó parada frente a él sin decir una sola palabra.

-¿Qué pasa? -Preguntó Diogenes cortante
-...
-Habla Hija ¿qué pasa? - Ladró iracundo el temible ser
-Padre... lo prometió -dijo ella con la cabeza enterrada en sus hombros, escarbando sus dedos unos a otros
-¡Ah ya! recuerdo -Se rascó la cabeza- Hija ¿estas segura? ese es trabajo de hombres.
-Padre yo si puedo
-Pero si apenas eres una niña
-Padre, ya cumpli 18 años
-Esta bien hija, Sube al bote -Una pequeña sonrisa soltó el viejo hombre de mar al ver a su hija saltar de emocion por su primera clase de pesca.

Pero algo irrumpió su alegria, algo en el mar llamó mucho su atención, Diogenes entrecerró sus ojos para poder divisar algo en el horizonte, sus peores temores le recorrieron el cuerpo, cogió de la mano a Leonora, sin dejar de ver el Mar. "¡PACOOOOOO!" Llamó Diogenes a su vecino, que recogía a pocos metros su malla de pescar, el hombre alzó la mirada y también miró el horizonte, se acercó a Diogenes, sin dejar de ver el mar y suavemente, le dijo: "Los Chilenos"

Diogenes empujó a Leonora y le dijo, "Métete en la casa y no salgas por nada del mundo", Leonora sin poder entender que pasaba, empezó avanzar dejando a su papá y algunos vecinos, viendo atánitos, una flota de enormes barcos que rápidamente se desplazaban hacia la orilla con la flamenante bandera chilena en lo más alto de sus mástiles. Leonora se detuvo en la puerta de su casa tratando de recuperar el aliento, pero lo que ella no sabia es que nunca lo iba a poder recuperar. Una tremenda explosión hizo volar por los aires a los pescadores que sin tiempo empezaron a correr. Diogenes cayó a unos metros de Leonora, quien viá la mirada de dolor de su padre e inmóvil solo vió como un soldado chileno, avanzó a toda prisa hacia él y de un salto y gritando "Muere Peruano de mierda" le arrancó la cabeza de un solo espadazo, la sangre quedó impregnada en los pies de Leonora, que empapada en llanto no pudo mover un solo dedo. El mismo soldado junto a otro aún más grande que ella la cargaron y la metieron a empujones a su pequeña casa, los gritos de Leonora se juntaron con los de las otras mujeres que vivian cerca, eran gritos de dolor y sufrimeinto, desesperacion e impotencia.

Los Soldados Chilenos avanzaban matando a todos a su paso, no respetaban mujeres ni niños, pescadores o simples personas que pasaban por ahi, toda la playa se llenó de soldados, que aguerridos corrían hacia la ciudad como buscando algo, con ojos de perros rabiosos, sin piedad en sus almas, corriendo y gritando, matando y abusando. La Ocupación Limeña habia comenzado.


Leonora recibía golpes en todas partes del cuerpo, venia de parte de los dos soldados que la encerraron en su casa, uno de un golpe le reventó la cabeza, bañando en sangre la suave y tersa piel de la joven, los gritos de Leonora eran en vano, el ruido externo era más fuerte, uno de los soldados se retiró, apuntando directamente a la cabeza de Leonora "Acabamos aqui, vámonos" dijo mientras preparaba su fusil para exterminarla, pero el otro soldado le dijo: "Déjame un ratito con la Peruanita" El otro asintió y se retiró. Leonora ya no tenia fuerzas para defenderse, los golpes la habian inmovilizado, tenia la cabeza rota, los brazos cortados y las piernas inmóviles. El soldado sacó su cuchillo y cortó el vestido nuevo de Leonora, se bajó los pantalones y sacó su miembro, se lo acarició, se acercó a la cara de Leonora y pasandole la lengua le dijo:"Esto va a estar bueno" Se acomodó encima de ella, le separó las piernas a golpes y se sacó la camisa. La escena fue detenida por un Oficial que entró a la casa y llamó la atención al soldado. "Retírese, soldado acaso no recuerda cuales son sus prioridades, ya tendremos tiempo para eso, vaya al frente de batalla, exterminela y salga" diciendo esto se retiró. El soldado se puso de pie, se colocó la camisa, empuñó su fusil y apuntó al pecho de Leonora, la miró, miro sus hermoso ojos color caramelo y sonrió, "Te voy a dejar vivir, eres muy hermosa como para caminar por los valles del infierno, pero recuerda siempre lo gentil que fui contigo", Se acomodó el casco y diciendo: "Cabo Sifuentes, para servirte" se fue.











15 Meses despues.





El Frío de la Sierra de Junín, congelaba la enorme barba del Taita Cáceres, que caminaba de un lado a otro, frente a 100 voluntarios venidos desde Lima, dispuesto a unirse a la resistencia peruana, 100 valientes entre hombres y mujeres, cada uno con una historia personal pero con el mismo motivo, recuperar la capital de su pais. "Recuerden una sola cosa compatriotas (Grito el Taita, mirando a los ojos a cada de uno de los 100 nuevos voluntarios) no me interesa la historia que los trae hasta acá, esta guerra no es personal, esta guerra es por nuestra patria carajo, por defender a nuestra tierra, ¿entendido?"

"SI MI GENERAL" Gritaron todos al Unísono.

El general Cáceres se acercó a una de las chicas que sostenía con fuerza su fusil, que él noto que se le incendiaban los ojos al pensar que iría a pelear en pocas horas, la miró de arriba a abajo y le preguntó: "¿Su Nombre Soldado?", ella con la mirada fija y apretando los dientes dijo:

"Leonora"








Fragmento de mi Libro "Vientos Empiricos del Sur"

13 Arrinconados:

de tu libro? que buena esta la historia.

pasas la voz cuando lo termines ta chevere.

y me retiro no sin antes decir: chilenos de mierda .

un saludo

Vaya sorprendente me gusta cuando lo termines avisa!!!!

me gustó!

el otro dia vi con mi sobrina Mulan, me hizo acordar esa peli,
saludos
si, Mulan de disney,
si, veo disneychannel
tengo varias sobrinas

Muy bueno man, tiene proyección.

Anthony

Pd: Haz el amor y no la guerra

buen post
me gustó

bsos de esposa primeriza

Muy chévere la historia Nando!, te deja con ganas de leer más.. (publica más pe!)

Toda mi familia paterna es Tacneña, así que ya te podrás imaginar todas las historias que escuché de los Chilenos mientras crecía... pero la verdad, todos los Chilenos que he conocido en mi vida me han parecido muy muy buenas personas...

Tuyo de ti? esto está muy bueno!
Con respecto a esa época, de solo pensar me lleno de mucha tristeza, por eso ahora mi lema es "hagámos el amor y no la guerra". He dicho!

Mira, los chilenos me caen recontra mal, no solo por la historia, las guerras y x toda la ambición q tienen, también por el hecho q sean pedantes y pues, piensan q son superiores..me chocan!!...Sin embargo, no todos son malos, lo reconozco, he conocido unos cuantos q no piensan igual a la inmensa mayoria de sus compatriotas y los juzgan x sus actos....
Escribiste algo serio....jajaja xD
Ojalá los tiempos cambien...

abstendre opinar de chilenos que tengo un amigo blogger chileno, que aparte de buena gente esta mas bueno que el pan con mantequilla.

esta loco el cuento

Esos chilenos. Suerte.

MI VIDA HAGAMOS EL AMOR YA ESCUCHASTE!!!!!

buen fragmanto F
llegue aqui mediante el blog
mujeres de mundo....
te agradezco q me hayas respondido..

saludos

Publicar un comentario

SUELTA LOS DEDOS HUMANOIDE...