Los Balcones y el Romance Cap. 7

No se! Me emocioné al verte que solo salté para abrazarte

te conozco más de lo que tu crees, ¿y tú?

Te amo, no puedo dejar de gritarlo

¿Por qué me buscaste?

¿Qué me miras? tonto

Me voy, pero no estoy de acuerdo con tu decisión

¿En el baño? ¡¡¡Bob!!! ¿Y si alguien nos ve?

No me gusta verte así

Eres un tonto
Chiquito, tú sabes que te amo
No sabes como duele Bob
Bob, no quiero que me dejes
Tengo miedo Bob
Abrázame Bob
Te amo tonto, te amo




Bob se despertó sin ganas de abrir los ojos, ella estaba aun dormida a su lado desnuda, bella y feliz, sacó un cigarro del bolsillo de su camisa y lo encendió subió los brazos detrás de su cabeza y empezó a decir: “El viento llegó algo encorvado, mojando los rostros eternos, sobre hilos que miran exhaustos... Como te extraño reina asesina"

Después de limpiarse las lágrimas que corrían por sus mejillas prosiguió.

Es Blanca, muy blanca casi enceguecedora, me mira y yo la miro, entramos en contacto espectral, es la pared de cemento más blanca que he visto, ojos abiertos, pupilas dilatadas ¿esto es estar despierto?, que raro sentimiento el que percibo en mi pecho, que miro y hundido está, pues corazón no habita en él, se fue, te lo llevaste en tu musical de elogios y declaraciones, hacia tu creador, naciste y moriste, viviste y cogiste, nunca te conocí pero te ame, estuviste cuando te necesite pero destruiste mi alma con tus brazos que a otros abrazan ya, que niebla mi ceguera, que detona mi sordera, que esta aquí en esta pared blanca, en silencio perpetuo, en este dolor que dejaste en mis vísceras, carcomidas por tu cáncer de mama y tu derrame de ganas, vivías en mí, como vive la mierda en este trapo de sangre, delantal de mamá que cocinaba las migajas de ricos en casa pobre de altas lomas. Reír, vamos a reír por tu felicidad, un brindis por tu malegría, ¿quién me sanara? Un brindis por tu tristeza infinita, que de parlantes y altavoces se crea y rebota en mis orejas sucias, por escuchar tus mentiras que se clavaron en mi avenida de taxis amarillos, policías cochinos, putas hermosas y violadores potentes; que atan tus manos y abusan de tu calidez en instantes malditos, eternos. De películas moribundas, que presentan tus pechos maltratados en cuartos de habitación de luna clara y espejos rotos que muestran tu cuerpo marchito, flácido y quebrado, tomamos el tren de las mentiras, el vuelo de la estupidez, entre dunas de sabanas blancas, sabanas con semen puro, delicioso néctar que nacía en tu pecho, fruto del amor, de dos idiotas que piensan amarse, de dos animales sin sumisión, sin libertad, engañados por las hormonas, que amor ya no es más…. Pero así es usted, mi diabla blanca, alta, floja, triste, ebria, redonda, flaca, sola, vacía, espesa, dormida, bañadita, jodida, mierda y todo lo demás, me tengo que ir, la noche llegó, me voy a matar, aunque muerto ya estoy, porque de muerte es mas fácil hablar como lo haces tú y te crees la dueña de la muerte y me dejas aquí, sólo, parado, esperándote, sólo, huevon, llorando tu huida, gritando tu partida, siguen, llamándome están, dibujos querrán, ya no podré escribir más, seguiré pensando que fuiste la mejor, aunque mentira es, lárgate y no vuelvas, amárrate tus penas al culo y camina con tus tripas salidas, llorando parirás y gritando de dolor fornicaras, porque tenias dueño, que dejaste sangrando, muerto, en un cuarto negro, con paredes blancas, borracho de amor y de cualquier licor, quemando cerebro, fumando, vomitando, atragantando tu dolor que llevaste a esa nueva ciudad, de altos rascacielos, de otra lengua, de guerras suicidas…

y sí, era blanca muy blanca esta pared, con mi mano roja, sangre, se confunde, música suena en mis oídos, música de muerte es, llego mi final, así, cuando vuelvas, dolor ya no veras, solo felicidad….





Rei: Si me pudieras demostrar con tan sólo unas palabras que me conoces, entonces le sonreiría a la vida, no te digo que viviría, porque ya pertenezco a las tinieblas; pero si te regalaría una sonrisa y un apretón de manos, tal vez una caricia, ya no más un beso.

Bob: Pero ¿por qué dices eso? Siénteme, tócame, ¿acaso no sientes nada?

Rei: No, recuerda que te llevaste mi corazón abrazado al tuyo, mis sonrisas en los bolsillos de tu pantalón y mis lagrimas en tu cabello mojado por la lluvia de ese asqueroso Sábado.

Bob: Bom bom desapareces.

Rei: Si, y no sabes como duele… es hora de que me dejes volar. Recuerdas cuando me decías que me sentías a tu lado, que sentías mis labios junto con los tuyos???

¿¿Recuerdas?? Era mentira???

Bob: No. Solo tengo que cerrar mis ojos y tú estas aquí

Reina: eso es solo cierra los ojos.

.

.

.

.

Y ella desapareció.



5 Arrinconados:

porque me trae nostalgia esto de los amores tristes. yo q no escucho radio A para no estar ahi pensando en lo q no pudo ser.

poco a poco le estoy agarrando la onda a lo q escribes.

vengo del blog de ebp, cuando el alucinado post;del q te hablaste comentando ahi.

ya pe, fer transfórmate y escribe algo ;)

Ptm Nando, ay vecs scribes unas cosas tan sentimentales, Xolo q t pasa, ya c q stas loco de remat pero esto ya es de cuidado, tu y tu BOb, tu asesina y tu Sr. Montalvan van a acabar en el manicomio....no te preocups t ievare fruta jajajajaja

Besos

OHHHHHHHHHHH
OHHHHHHHHHHH
OHHHHHHHHHHH

Damian: Me estoy rompiendo la cabeza para hacer un post sobre mis heroes de la infancia pero no se como :S me falta logistica, que bueno que ya agarres mi linea literaria.... mierrrrrrrrrr ni yo me lo creo jajajajaj

Kelly: Por favor que sea Duraznito y Perita porque son mis favoritas :P

Suu: Ohhhhh??? que?

gracias x la visita, x el comentario, tb te seguire la pista...tu blogs sta de p...m....

Publicar un comentario

SUELTA LOS DEDOS HUMANOIDE...