A ti


Entre sabanas blancas te ame en cuarto escondido
Viviste en mi mente como oruga acurrucada en mis pensamientos
Viniste desnuda al encuentro de mi indecencia y jugaste ajedrez con mi conciencia
Trataste de verme honesto en bares muertos de silencios y honores que el gato negro miro
Vigilabas mis labios engañosos que intrusa beso y corazón atrapo

Vivías en mi capa tendida al cielo celeste, sol amarillo de crayolas de niño
Pintabas mi risa y escupías mi llanto y aun así no se porque te amaba tanto
Te fuiste cogiendo tu ropa pateado mi estola besando a la muerte
Me dejaste parado con pensamientos cargados apuntando mis ganas de volver a amar
No volviste nunca y nunca te fuiste por que vives en mi caparazón En mi pobre desazón pobre iluso y mentiroso el amor si lo dejó

0 Arrinconados:

Publicar un comentario

SUELTA LOS DEDOS HUMANOIDE...