Toto

El siempre penso que la vida era una mierda, pero nunca se lo dijo a nadie por miedo al rechazo, siempre media sus acciones y sus comentarios por no atraer muchas miradas, caminaba mirando al suelo con el pantalon bien a la cintura y con un buen mechon de pelo tapandole medio rostro, respondia al apodo de Toto y de nombre Roman, hablaba y viajaba solo, cada mañana a la misma hora en el mismo paradero la misma gente, el mismo Toto.

Nunca fijaba su mirada en nada y siempre huia de los lugares con mucho publico, su mundo era un cuarto, una cama y un televisor pequeño y de blanco y negro, Toto viajaba en el tren todas las mañanas, cruzaba toda la ciudad cuando aun esta estaba media dormida, Toto siempre viajaba en la parte trasera del tren, con la ventana abierta, con todo el aire golpeandole la cara y su mechon que volaba inquieto como queriendo escapar. Toto trabajaba de vigilante en una entidad financiera en el centro Bancario de su ciudad. Buenas tardes señora Eleonora, Buenos dias Señorita Arancibia, Buenas noches Señor Montalvan, saludaba muy correctamente Toto.

Quien podia imaginar que Toto soñaba con la rubia conductora de ese exitoso programa en donde bailaban los famosos de la farandula, Quien podia imaginar que Toto tenia como amigo al viejo loko de la calle, que tenia una casa hecha de cartones y que siempre gritaba que habia amado alguna vez a una reina y a una asesina a sueldo, Quien podia imaginar que Toto tenia una florcita en un macetero y que la cuidaba con una devocion religiosa que lo hacia sentirse padre y de paso sentirse loco al kerer proteger a una plantita de los horrores de la calle, debes cuidar la fortaleza pequeña, le decia Toto a la planta en el macetero.

Toto esperaba sentado, recostado en los frios asientos de concreto, el tren que cada mañana lo llevaba a su destino, tenia una mochilita verde con unas tiras ke servian de sujetador de un libro que Toto leia una y otra vez, Unos zapatos negros que todas las mañanas brillaban pulcros al brillo de los primeros rayos de sol, una camisita celeste, una correa y un pin metalico que decia en letras rojas "Punk 4 ever", las uñas sucias y el pelo engominado, Toto solia esperar 5 minutos antes de las 7 de la mañana, como cada mañana, como cada tren, como cada zapato.

Toto silbaba alegre mientras se llevaba a la boca, una mandarina que habia comprado saliendo de su casa, en la tienda del Chino Pantoja, tenia la mirada fija en las escaleras que traian a los pasajeros hacia la parte de embarcacion de los trenes, escuchaba fijamente el sonido de las escaleras de metal y los zapatos de la multitud crear ese concierto de tonos agudos y graves que eran una opera para sus oidos, era un mar de gente que poco a poco crecia y crecia como una ola, centenares de sacos oscuros, vestidos floreados, celulares brillantes, peinados, tintes, cigarrillos, tazas de cafe, a fin de cuentas, gente; pero en la mancha negrioscura, a la misma hora todos los dias aparecia ella, sin duda una princesa hermoza perdida en esa multitud inmunda que no merecia su presencia, un cuerpo perfecto una mirada tierna, unos ojos encantadores color miel una sonrisa que encajaba perfecta con su decilada boca de porcelana. Era ella, la princesa de Toto, nunca le habia hablado pero siempre la habia observado, callado, temeroso, casi siempre escondido, detras de algun tipo mas grande que el, desde donde grababa cada movimiento, cada gesto, cada mirada de su princesa.


Toto la vio y de un tiron se paro del asiento de concreto y camino hacia un muro donde se escondio rapidamente de ella, a lo lejos se escucho la llegada del tren y todas las personas incluyendo a la princesa se formaron esperando que apareciese la mounstrosidad electrica, Toto avanzo unos pasos, aun escondiendose, y entre la gente diviso a su princesa, tenia en la mano un espejito color rojo como sus labios, en la otra mano una cartera que combinaba perfectamente con sus zapatos, un sombrerito y una capita, era toda una princesa, las puertas del tren se abrieron y la multitud empezo a entrar muy ordenadamente, Toto al ver la puerta abrirse acelero el paso, empujando a medio mundo, estirando su brazo para poder ser unos de los primeros en entrar, empujo a un señor de edad, dos ancianas y una monja, se cogio del asiento, tomo aire y miro hacia la puerta por donde entraba su princesa, la vio acercarce y estrategicamente sacando lo poco de pendejo que tenia, se sento justo al frente de la puerta dejando a su princesa parada a su costado, el tren se lleno y ya no cabia nadie, cuando Toto vio la oportunidad alzo la mirada y observo a su princesa parada ahi, a su lado, esta se dio cuenta de la mirada inquietante del tipo sentado cerca a ella y lo observo intrigada, Toto al ver ese encuentro de miradas le ofrecio el asiento de una manera muy caballerosa, la princesa sorprendida tomo su lugar, ofrecio una sonrisota a Toto abrio su espejito y siguio maquillandose.

Habian pasado 2 minutos y Toto buscaba alguna razon para poder entablar conversacion, decirle algo, piensa piensa que podria decirle a una chica tan linda, piensa huevon, este es tu dia, se decia Toto, pero el no tuvo que hacer mucho, pues ella cerrando su espejito le dijo:

-Ha sido muy caballero de su parte cederme el asiento

Toto aun si poderlo creer, trago saliva, sentia que el corazon le latia a miles, sudaba por todos lados, la garganta se le seco, las manos comenzaron a temblarle, sintio un retorzijon en el culo y sin mas remedio y con el poco de voz que le quedaba dijo:

-No... ha sido... nada... Se Señorita
-Soy Olenka, (le dijo estendiendole la mano muy cortezmente y mirandolo a los ojos).. y tu? tienes nombre?

Toto sintiendo que toda la sangre se le subia a la cabeza respondio apretandole la mano y agarrandose bien porque el tren habia dado una frenada y casi se saca la mierda de la pura emocion.

-To.. toto
-Simpatico nombre

Se quedaron callados, ahora solo se escuchaba el ruido de la multitud, el andar del tren y uno que otro celular por ahi, Toto pensaba que habia llegado demasiado lejos como para dejarlo ahi, definitivamente ese dia era el de su suerte, se hecho la verguenza al hombro, imito a su idolo Travolta y sacando personalidad de donde no la habia, se acomodo el pantalon a la cintura, cogio el mechon y lo tiro para atras y acercandose donde ella, y con la advertencia que o me mete una cachetada o nos volvemos amigos, le murmuro:

-No es la primera vez que te veo sabes?
-Ah no?
-No siempre tomamos el mismo tren y me parece haberte visto una par de veces
-Que coincidencia, en el mismo tren?
-Si, y por eso te di el asiento por que siempre veo que vas de pie y esta vez como que quize salvarte
-Mi heroe

El asiento del costado se desocupo, Olenka puso su mano encima y con una sonrisota le dijo a Toto, sientate aqui para ir charlando. Toto sintiendose en el cielo se sento y emprendio el viaje de su vida. Diez minutos mas alla, Toto y Olenka se reian de las ocurrencias del primero, resulto ser que Toto era mucho mejor conversador de lo que creia, y mentiroso tambien pues engaño a Olenka diciendole de su gran puesto en una oficina bancaria, el muy mierda,le enseño sus fotos en la playa, y una de su pequeña que en casa lo esparaba, Olenka se enternecia con cada historia que le contaba, ya muy cerca del destino final de Olenka, con una cara picara y las manos acariciandose las piernas le dijo:

-Toto, no pense divertirme tanto en un viaje en tren, ahora a donde te vas?
-Me voy a trabajar
-hay yo tambien, que aburrido no?
-Si
-Como me encantaria ir a la playa y pasear, ver el mar comer un helado tal vez,
-mmm a mi tambien ( Toto sabia que no debia faltar a su trabajo, es mas alguien ahi lo esperaba con ansias para que hagan el relevo, pero Toto penso que esto solo pasa una vez en la vida, que este tipo de encuentros y conexiones solo son de peliculas, no podia dejar de pasear con esa princesa, era su unica oportunidad para ser feliz) Ya se! porque no vamos a la playa?
-Toto! y tu trabajo?
-No importa alguien me reemplazara
-En serio?
-Si
-Ok, entonces vamos, este tren va hasta alla, llegaremos en 20 minutos
-Si, sera fantastico.

Toto no podia dejar de sonreir, la vida se habia vuelto una pequeña ruleta rusa que solo le traia buenas nuevas, el tren comenzo a kedarse vacio, porque nadie iba a la playa en dia de trabajo, cuando se vieron solos Olenka y Toto empezaron a juguetar haciendose cosquillas, tocandose las manos, esos juegos de ese ser nuevo que recien entra en tu vida, donde todo te parece algo fantastico, los juegos llevaron a que Toto y Olenka terminen besandose, Toto solo podia repetir en su mente,"es increible, es increible" Olenka lo besaba y sobaba su cabello haciendo volar el mechon, Toto la abrazaba y pasaba sus manos por toda la espalada de Olenka, las respiraciones se aceleraban, Olenka se deboraba sensualmente las orejas de Toto y este suspiraba de la forma en ke ella lo hacia, Toto estaba en un trance total, sus sentidos no le respondian, fue en eso que Olenka alejandose de el, despeinada y con la blusa entre abierta le dice: "vamos a un telo" Toto con cara de completo huevon solo le kedo dejarse llevar y afirmar con la cabeza, bajaron en la siguiente parada e ingresaron a un Hostal en las afueras del centro de la ciudad, Toto saco su billetera y con el unico billete que lo alumbra pago, Toto cerro los ojos para ver si esto no es un sueño, pero voltea y ve detras de el a Olenka, Todo es real, soy un maldito hijodeputa suertudo.

Olenka entro al cuarto perfectamente acomodado para esos amantes al paso, dejo su bolso en una silla y diciendole, ponte comodo, se encerro en el baño, Toto al ver su situacion, rapidamente y sin pensarlo mucho, se saco la camisa, el pantalon y las medias, se arrodillo al borde de la cama junto sus manos y viendo al cielo dijo, gracias gracias señor, nunca voy a olvidar esta, te prometo que el domingo ire a la iglesia, visitare enfermos y leere la biblia a los niños, todo, todo lo que tu quieras, pero porfavor que no se me venga tan rapido si? y es que tu sabes todos estos años de paja me pueden cagar la faena.

La puerta del baño se abrio y Olenka salio en ropa interior, su cuerpo era perfecto, su piel era suave y dorada, sus caderas encajaban perfectas en unas piernas muy curveadas que combinaban perfectamente con el contorno de su cuerpo, un lunar asomaba por su vientre y un tatuaje en su tobillo con la forma de un sol. Olenka se acerco a Toto y se echaron en la cama, suavemente empezaron a besarse, Toto la abrazo y ella a el, el ambiente se ponia caliente Toto sentia que volaba, Olenka fue bajando su cabeza mientras besaba el cuello de Toto y de un lado de la cama saco una cuerda, beso a Toto en la boca y sin que se diera cuenta amarro su mano contra el respaldar de la cama, Toto miraba increible la forma en ke su primera vez tomaba forma, luego se dejo amarrar la otra mano, Olenka al ver la inmovilidad de Toto se separo, camino hacia donde estaba su pantalon y su camisa y empezo a revisar sus bolsillos, Toto le grito, Que haces? Olenka?? Princesa??, Cual princesa huevon, donde mierda esta tu plata?, Olenka revisaba cada bolsillo, cada pliegue de las ropas de Toto y al no encontrar nada su impaciencia y su furia crecian, llego a dar con la billetera pero dentro solo encontro un billete, volteo histerica hacia Toto; 20 Pavos cagon? tanta vaina para 20 pavos??? no trabajabas en un banco, pajero??, Soy vigilante, solo soy un vigilante, le gritaba suplicante Toto, Olenka cogio su ropa y empezo a cambiarse, Toto atado y con lagrimas en los ojos le decia cosas como no me mates o no te robes mi riñon y Olenka soltando una risa cachosa cogio su cartera y le dijo:

Agradece que no te corto los huevos.. princesa jajajaj Loko Huevon.

Abrio la puerta y se fue...

3 Arrinconados:

loco, vi tu post y me dije "ala mierda q largo", pero me bastó leer el primer parrafo para saber que me lo leería todo, muy bueno loco, muy bueno..

las frases que más llamaron mi atención..

"Buenas noches Señor Montalvan"
un tributito al Montalvan del otro cuento, supongo, quiero suponer

"sintio un retorzijon en el culo"
jajajajajajajajaja

"se arrodillo al borde de la cama junto sus manos y viendo al cielo dijo, gracias gracias señor"
jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja........ pobre huevón, era obvio que en cualquier momento lo cagaban

"20 Pavos cagon?"
Lo sabia!!!!!!.. jeje..

mi opinión: me gustó mucho el cuento, pero creo que me hubiera gustado más si a otro día toto aparecía tirado y muerto en una zanja o algo así..

no entiendo como rayoz puedes empezar a escribir y terminar!! yo empiezo a escribir pero al final no se q me pasa, me trunco y no lo termino.

EBP: gracias por el coment, y si el Señor Montalvan es el mismo del otro cuento, siempre hago eso de meter palabras o frases y ni te imaginas pq se apellida Montalvan ese es cuento aparte.

Como va amanecer muerto en una zanja jajajajajajaja te pasas, el sera mi protagonista de las historias mas estupidas que se me ocurran.

Laura: Alucina que yo tambien soy como tu, empiezo algo y no lo termino, asi ke hago esto, hoy escribo un poco, mañana escribo otro poco y despues lo leo y uno el principio y el final asi de simple. Suerte y gracias por comentar

los leo

Publicar un comentario

SUELTA LOS DEDOS HUMANOIDE...